Incontinencia urinaria: tipos y tratamiento fisioterápico II

En el otro post hablábamos de la incontinencia urinaria y sus tipos, aquí te dejo el enlace por si te lo has perdido y seguimos….

Incontinencia Urinaria de Urgencia (IUU), supone la pérdida involuntaria de orina acompañada o precedida por urgencia, las mujeres que tienen este tipo de incontinencia suelen decir,

“Es llegar a la puerta de casa y en cuanto toco el picaporte no me puedo aguantar, tengo que ir corriendo al baño y muchas veces no llego”.

Normalmente también se suele dar un aumento de la frecuencia miccional, tanto diurna como nocturna y en muchos casos se asocia con mujeres con vejia hiperactiva, por eso ya se habla habitualmente del Síndrome de vejiga hiperaciva, donde englobamos tanto el aumento de frecuencia miccional como los síntomas de urgencia. ¿Cuándo consideramos que hay un aumento de las veces que vamos al baño a orinar? Por normal general se considera que mas de 7-8 veces diarias, pero para tener en cuenta este parámetro debemos de conocer  tanto la alimentación como la ingesta de líquido. Por regla general también tenemos en cuenta la consideración del paciente de esos cambios en sus hábitos y de frecuencia.

En estos casos pruebas como el estudio urodinámico nos van a dar la clave de como reacciona la vejiga al llenado, aumento de presión y vaciado. En este tipo de incontinencia tras valorar toda la musculatura hay una parte fundamental de tratamiento conductual.

Incontinencia Urinaria Mixta (IUM), hablamos de ella cuando aparece tanto en momentos de esfuerzo como asociada a imperiosidad o urgencia, suele ser mas habitual que la anterior y el tratamiento a llevar a cabo va a ser el mencionado en las dos anteriores.

Incontinencia Urinaria por Rebosamiento, aparece cuando la vejiga no limita la capacidad de almacenaje, hay una hipoactividad de esta y no regula el llenado, de forma que no se sienten ganas de orinar y hay pérdidas de orina en forma de goteo. Puede verse afectada por un origen orgánico por obstrucción o neurológico.

Siempre que existan pérdidas se deben de consultar, aún solo un porcentaje bajísmo  de las mujeres consulta por verguenza, y la incontinencia provoca un impacto brutal en su vida tanto a nivel social para realizar actividades, contando incluso las rutas que va a poder realizar que donde ella controle los baños que hay disponibles o incluso dejando de salir de casa por miedo, como a nivel personal en pareja, esto debe de cambiar.

Ya sabes que aquí debajo está la barra de comentarios, estoy encantada de resolverte tus dudas o sugerencias.

Nos vemos en la próxima entrada. ¡Gracias por compartir!

Incontinencia urinaria: tipos y tratamiento fisioterápico I

En 1880 empezaron a comercializarse las primeras compresas en Alemania, mucho menos elaboradas que las que conocemos ahora por supuesto, y hasta 1960 no aparecen las compresas con adhesivo, una versión mas parecida a la actual, aunque con mayor grosor. Desde entonces la industria ha ido creando versiones maxi, mini, con alas, sin alas y un sin fin de etc.

Pero, ¿Que pasa con la incontinencia urinaria y las compresas para incontinencia? ¿Es igual de natural utilizar las compresas para la menstruación que para las perdidas de orina? NO, y en esto debo de ser tajante.

Frases de anuncios como ” si me activo, si que tengo pérdidas, pero con las compresas no hay problema”   o  ” todas tenemos pequeñas pérdidas, es normal”.

 

Continúa leyendo

El dolor lumbo-pélvico

Cuando explicamos y vemos la estructura muscular y ligamentosa del suelo pélvico siempre lo relacionamos con la musculatura abdominal y lumbar, realmente no podemos dividir una zona de otra ni olvidarnos de la influencia que la presión intraabdominal ejerce hacia ambas direcciones, de la que hablamos en otro de nuestros post sobre como gestionar las presiones abdominales (solo para suscriptores del blog 🙂 )

Lo que si que está demostrado y a lo largo de nuestra experiencia lo podemos corroborar, es un aumento considerable de dolor lumbar cuando hay una falta de tono del suelo pélvico (SP), por eso en muchos casos pese  a que se realice un tratamiento de la zona lumbar, a los pocos días el dolor vuelve y persiste, y hablaremos de dolor lumbo-pélvico y en la mayoría de los casos este dolor va acompañado de debilidad de suelo pélvico, presentando incontinencia urinaria, prolapsos y debilidad de suelo pélvico. En estos casos es necesario hacer una valoración apropiada de todo el conjunto, abordando la musculatura del SP,  la musculatura abdominal, ver como esta la estabilidad lumbopélvica y tratar no solo la zona lumbar sino también el resto de estructuras.

Se habla que el 70% de las mujeres han sufrido dolor de espalda como mínimo una vez en la vida, y este dolor se hace mas presente durante el embarazo , ascendiendo hasta un 80% y apareciendo también en el postparto, afectando esto a su calidad de vida, tanto en el entorno laborar como personal. Los cambios hormonales que tiene la mujer a lo largo de su vida, influyen en gran medida en esta estabilidad lumbo-pélvica de la que hablamos, y mas aún durante la gestación, ya que los ligamentos que son el principal sistema de soporte y estabilización son hormo-sensibles, viéndose alteradas sus cualidades. Por esta misma razón muchas mujeres que toman anticonceptivos hormonales presentan alteraciones de la estática pélvica, dolor y disfunción.

Durante el embarazo, la presencia de relaxina, que tiene un efecto sobre el aumento de laxitud ligamentosa, hace que se puedan dar todos los cambios físicos en la mujer durante el embarazo y favorecer el desarrollo del parto, pero en decrimento de la estabilización. Por esto es tan importante, tener una buena propiocepción y realizar ejercicios específicos guiados por un profesional para conseguir que todo el conjunto de estructuras funcione de manera correcta y evitemos dolor y la discapacidad que este nos puede ocasionar. Para este fin también encontramos las fajas o mejor llamados cinturones de estabilización pélvica de las que hablaremos próximamente.

¿Donde podemos encontrar este dolor? En el embarazo principalmente el dolor lumbar pude ir desde las vertebras lumbares hacia la zona sacra, y el dolor pélvico se suele localizar mas en zona sacroiliaca, región glútea, y sínfisis del pubis, aunque en ocasiones se puede irradiar hacia la parte posterior de la pierna e ingle. Puede aparecer a lo largo del embarazo, y si que se puede realizar tratamiento durante la gestación, aunque normalmente esperamos el primer trimestre, luego se puede tratar de manera normal, donde utilizaremos técnicas específicas de fisioterapia para los síntomas que presenta la embarazada.

pelvis

¿Sufres o has sufrido dolor en la zona lumbar o pélvica? ¿ Tienes dolor y presentas síntomas como incontinencia, pesadez o crees que tienes debilidad muscular? Es fundamental abordar todo el conjunto y realizar una exploración para que el tratamiento sea efectivo.

Déjanos tus comentarios abajo, dudas o sugerencias. ¡Hasta pronto!

Si esta información te parece interesante y crees que también puede serle para las mujeres de tu vida, compártela ¡gracias!

Cicatrices en suelo pélvico

Todas tenemos claro que al hablar de suelo pélvico, estamos tratando una de las zonas más delicadas y sensibles de nuestra anatomía, y por ello cuando por determinados procesos médicos, como pueden ser cirugías preventivas y oncógicas y principalmente partos vaginales con episiotomías o desgarros, podemos “adquirir” alguna cicatriz en la zona pélvica. ¿Pero, realmente nos pueden afectar a largo plazo estas cicatrices? La respuesta es sencilla, sí.

Siempre que se realiza una incisión o bien se produce una ruptura del tejido, no solo superficial, a nivel dérmico, sino también muscular, y en algunos casos interviniendo más de un plano, se produce un proceso reparativo complejo que conduce a la regeneración del epitelio y el reemplazo de la dermis, para todo este proceso y dentro de la inflamación aguda se puede evolucionar hacia la resolución completa en el mejor de los casos o se puede producir una de estas tres circunstancias, en primer lugar una infección (absceso),  o bien puede haber una sustitución por tejido conjuntivo (fibrosis), que generalmente se produce cuando ha habido una destrucción tisular muy grande o no se puede regenerar el tejido, o por último una inflamación crónica con un proceso más complejo. Continúa leyendo

¿Sabes qué son los prolapsos?

El prolapso hace referencia al descenso de los órganos pélvicos respecto a la posición que deben tener anatómicamente a través del conducto vaginal. Generalmente este descenso afecta a varias estructuras, el principal soporte de estas es fascial y ligamentoso, dependiendo de su localización encontraremos: en la parte anterior donde se sitúa vejiga y uretra (cistocele o cistouretrocele), en la parte media el útero (histerocele) o en la parte posterior, cuando hablamos de las asas intestinales (enterocele) o recto (rectocele).

reproductorfemenino

Diferenciamos el prolapso del 0 al 4 de gravedad tanto en posición de reposo como durante la maniobra de valsalva (aumentando la presión dentro del abdomen como cuando se va a defecar) y a través esta valoración que realiza el ginecólogo podemos plantearnos el tratamiento conservador de fisioterapia o en los casos en los que la gravedad aumenta es necesario tratamiento quirúrgico.

Continúa leyendo

La importancia de cuidar tu flora vaginal

Aunque parezca mentira, pocas mujeres conocen realmente como debe ser el cuidado de su vagina y es algo fundamental para mantener una buena salud intima. Lo primero que debemos saber es que la vagina tiene un ph ácido para prevenir de infecciones y que este varia dependiendo de nuestra alimentación, en el momento del ciclo menstrual que nos encontremos y dependiendo también de nuestra edad. Por lo general se encuentra en un ph entre 3.8 y 4.5 mientras que el del cuerpo ronda los 5.5. Gracias a este ph existen bacterias beneficiosas para nuestro organismo, los Lactobacillus que evitan la ploriferación de hongos y otras bacterias.

¿Sabías que existen mas infecciones vaginales en mujeres de clase media-alta? La explicación es muy sencilla, la higiene que realizamos todos los días con la ducha es muy agresiva con la piel, mas de lo que imaginamos, utilizamos el mismo producto para todo el cuerpo que para nuestra zona intima y eso puede desequilibrar nuestra flora vaginal. Por eso es recomendable utilizar geles íntimos específicos para el cuidado a poder ser que contengan ácido láctico.

¿Que más puede dañar nuestra flora vaginal? Cuando tomas antibióticos por cualquier causa estas bacterias que coexisten en nuestro organismo también son atacadas por el medicamento, por eso muchas mujeres después del tratamiento médico tienen hongos vaginales, para evitar esto existen en el mercado los probioticos y prebioticos contienen microorganismos y fibras alimentarias para estos que restauran la flora vaginal.

 

Diastasis, ¿Qué es y cómo tratarla?

Hablamos de díastasis abdominal para referirnos a la separación de los rectos anteriores a través de la linea alba. Durante el embarazo es normal y mas aún en el tercer trimestre que aumente esta separación por el aumento de volumen abdominal, es un problema en apariencia mas estético, sin embargo una debilidad abdominal interfiere en el correcto funcionamiento de todos los componentes del compartimento abdominal.

¿Pero, cómo puedo saber si tengo diastasis? La prueba más sencilla para realizara una misma es colocarse tumbada boca arriba y colocar los dedos entre los rectos anteriores, justo por debajo del esternón, ahora levanta la cabeza, si se pone de pico y hay una separación de mas de dos dedos existe diastasis, también lo notaras al levantarte de la cama, hacer un esfuerzo o coger peso, en cualquier caso es el fisioterapeuta especializado el que debe valorar esa separación a lo largo de los rectos, ya que la separación fisiológica de estos varia de la región supraumbilical a la de la región infraumbilical y  dependerá también como está el tejido. Otro síntoma habitual es sentirse hinchada desde primera hora de la mañana y que vaya en aumento a lo largo del día, dolor de espalda y en la mayoría de los casos está asociada a debilidad de suelo pélvico por lo que habrá que valorar todo el conjunto abdomino-pélvico.

Continúa leyendo

Elementos terapéuticos para el tratamiento perineal

En la sociedad actual todos hemos oído hablar de bolas chinas, consoladores, vibradores y demás accesorios siempre encasillándolos en una temática erótica y en la mayoría de los casos solo se habla de ellos entre amigas….Sí es verdad, que ahora están tan de moda los taper sex para despedidas, bodas, solterías y reuniones varias, que dan a conocer los elementos de los que se dispone en el mercado a más gente. Debemos destacar de estas reuniones que si bien hay gente preparada, informada y actualizada, hay otra gente que lo que quiere es vender sus productos y no aconsejan a la mujer de manera correcta, pudiendo resultar perjudicial para su salud.

Partimos de la base que cada mujeres es un mundo y que no todas necesitan o pueden utilizar dos bolas chinas o a lo mejor ni siquiera una, dependiendo de como esté su musculatura y cuales sean sus antecedentes personales, y ahí no solo me refiero a los obstétricos puesto que en el ámbito deportivo en mujeres que aún no han dado a luz existen patologías como la incontinencia de esfuerzo como vamos a tratar en otra de nuestras entradas, que son relevantes a la hora de escoger y planificar ejercicios para el trabajo de suelo pélvico específicos para cada mujer.

Para desligar el plano sexual de estos objetos, alguna casa comercial ya ha lanzado estos productos en venta en farmacias y parafarmacias, con un enfoque mucho más terapéutico. En cualquier caso, elijamos lo que elijamos lo mas importante es que el material con el que estén elaborados sea de la mayor calidad posible, normalmente de silicona médica y más aún las uniones que haya entre estos materiales sean seguras para evitar problemas.  Vamos a ver, para que pueden resultar beneficiosos alguno de estos elementos terapéuticos y cuales son las recomendaciones y/o contraindicantes con ellos.

Continúa leyendo