¿Conoces el funcionamiento de tu vejiga?

¿Cómo funciona tu vejiga? ¿Sabes donde se sitúa y por que estructuras está limitada?¿Qué ocurre con nuestra vejiga durante el embarazo?

¿Que patología pueden afectarla? ¿Cómo podemos cuidar nuestra salud vesical?

Tanto si estas embarazada como sí no, te interesa este post, sigue leyendo…

La vejiga se sitúa en la pelvis menor justo por detrás del pubis y anterior al útero,  es una “bolsa” muscular con capacidad de aumento y disminución de su tamaño en función de la orina que contenga, cuando está vacía se queda prácticamente plegada sobre si misma, y al llenarse sube  a una posición un poco más abdominal sin llegar a sobrepasar el pubis, todo esto es posible gracias a que en su cara interna tiene numerosos repliegues. ¿Qué capacidad tiene? De forma normal acumula el líquido correspondiente a una lata de refresco 33cl, pero puede dilatarse más y alcanzar mucho más volumen, lo cual no es bueno como veremos a continuación.

vejiga

Llamamos micción a la acción de orinar, al haber acumulado aproximadamente unos 250-300 ml de orina, se inicia el reflejo de la micción, por lo que tenemos ganas de orinar, como respuesta el detrusor que es el músculo de la vejiga se contrae y el esfinter interno se relaja, en este punto, ¿qué podemos hacer? dos cosas, ir al baño para que se produzca la micción, en este caso el segundo esfinter el externo que es el que cierra la uretra se relaja o aplazar la micción por que no tenemos tiempo, estamos en medio en una reunión, trabajando etc o por que no estamos en un baño “conocido/limpio” y nos “aguantamos” la sensación, te suena ¿no? esto lo hemos hecho todas en alguna ocasión ¿verdad?, en este caso el esfinter externo se mantendrá en contracción lo que hará desaparecer la sensación de ganas de orinar, debemos realizar una contracción efectiva de suelo pélvico para conseguir la continencia y  la vejiga se seguirá llenando hasta una nueva sensación de ganas, donde volveremos a decidir si vamos o volvemos a aguantar, eso sí, esto tiene un limite, y aunque la vejiga tiene una gran capacidad de almacenamiento, puede  hacerse incontenible.

bladder_good

El funcionamiento del que te estoy hablando es un sistema reflejo que funciona de manera armónica entre las sensaciones que llegan a nuestro cerebro a través de los receptores de llenado que se encuentran en nuestra vejiga y la respuesta muscular que debemos realizar que provoca la contracción o relajación, por lo que es fundamental protegerlo y mantenerlo,  si hago el “stop pipi” (cortar varias veces el chorro de orina) a parte de poder provocar una infección de orina, puedo alterar este sistema y por otro lado, aguantar una y otra vez las ganas de orinar aplazando la micción crea más laxitud en la vejiga pudiendo alterar igualmente este perfecto equilibrio. Por otro lado, determinadas medicaciones también pueden interferir en el correcto funcionamiento y  patologías  como es el caso de las cistitis, que provocan ese deseo miccional con mucho menos llenado, apareciendo a los 50 cl.

Durante el embarazo, como el útero crece de manera exponencial y descansa encima de la vejiga, la presión que ejerce hace que el deseo de orinar sea mayor y más frecuente, en este punto es muy importante trabajar la musculatura de suelo pélvico de manera correcta para contrarrestar este aumento de peso que debe de soportar y sobre todo, y aquí te insisto como siempre, fundamental saber gestionar las presiones abdominales cuando hacemos cualquier esfuerzo, ya sea toser, coger peso o cualquier otro acto que implique ese aumento de presión a nivel intra-abdominal, debemos, como ya sabes hacer una pre-contracción para activar la musculatura y evitar perdidas de orina, sobre todo en el tercer trimestre y en el postparto inmediato que es cuando la musculatura está de forma habitual más débil por el parto.

l.semana-18-de-embarazo_1337865107

En cuanto a las patologías más frecuentes que nos encontramos y tratamos en fisioterapia está la hiperactividad vesical, la cistitis intersticial y la micción no coordinada, todas estas las iremos tratando en otras entradas, para verlas en profundidad y la incontinencia urinaria de esfuerzo, de urgencia o mixta, que ya las vimos hace tiempo, te dejo aquí los dos links por si quieres volver a verlas incontinencia urinaria I e incontinencia urinaria II y los prolapsos, donde nos encontramos los cistoceles como vimos aquí.

En resumen, ¿como cuido mi salud vesical?

  • Con una ingesta de 1,5-2 litros al día que es lo recomendado y que deberíamos de cumplir todas, no aplaces la micción más de tres horas, tampoco lo contrario, menos en situaciones especiales no es lo normal ir al baño continuamente.
  • No debes realizar el “pipi stop o stop test” cortando el chorro de la orina.
  • Intenta no hacer prensa abdominal para hacer pis, es decir no apretar para que salga el chorro de orina, este debe de ser más o menos constante hasta el final de la micción, es el detrusor el que hace que se contraiga la vejiga y tu esfinter se relaje para permitir su salida, no necesito hacer fuerza.
  • Trabaja y conoce tu musculatura de suelo pélvico para que este activa ante los cambios de presión y actividad física.

Hasta aquí, la entrada de hoy, espero que te haya gustado.

¡Saludos!

Publicado en Mujer y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *