El dolor lumbo-pélvico

Cuando explicamos y vemos la estructura muscular y ligamentosa del suelo pélvico siempre lo relacionamos con la musculatura abdominal y lumbar, realmente no podemos dividir una zona de otra ni olvidarnos de la influencia que la presión intraabdominal ejerce hacia ambas direcciones, de la que hablamos en otro de nuestros post sobre como gestionar las presiones abdominales (solo para suscriptores del blog 🙂 )

Lo que si que está demostrado y a lo largo de nuestra experiencia lo podemos corroborar, es un aumento considerable de dolor lumbar cuando hay una falta de tono del suelo pélvico (SP), por eso en muchos casos pese  a que se realice un tratamiento de la zona lumbar, a los pocos días el dolor vuelve y persiste, y hablaremos de dolor lumbo-pélvico y en la mayoría de los casos este dolor va acompañado de debilidad de suelo pélvico, presentando incontinencia urinaria, prolapsos y debilidad de suelo pélvico. En estos casos es necesario hacer una valoración apropiada de todo el conjunto, abordando la musculatura del SP,  la musculatura abdominal, ver como esta la estabilidad lumbopélvica y tratar no solo la zona lumbar sino también el resto de estructuras.

Se habla que el 70% de las mujeres han sufrido dolor de espalda como mínimo una vez en la vida, y este dolor se hace mas presente durante el embarazo , ascendiendo hasta un 80% y apareciendo también en el postparto, afectando esto a su calidad de vida, tanto en el entorno laborar como personal. Los cambios hormonales que tiene la mujer a lo largo de su vida, influyen en gran medida en esta estabilidad lumbo-pélvica de la que hablamos, y mas aún durante la gestación, ya que los ligamentos que son el principal sistema de soporte y estabilización son hormo-sensibles, viéndose alteradas sus cualidades. Por esta misma razón muchas mujeres que toman anticonceptivos hormonales presentan alteraciones de la estática pélvica, dolor y disfunción.

Durante el embarazo, la presencia de relaxina, que tiene un efecto sobre el aumento de laxitud ligamentosa, hace que se puedan dar todos los cambios físicos en la mujer durante el embarazo y favorecer el desarrollo del parto, pero en decrimento de la estabilización. Por esto es tan importante, tener una buena propiocepción y realizar ejercicios específicos guiados por un profesional para conseguir que todo el conjunto de estructuras funcione de manera correcta y evitemos dolor y la discapacidad que este nos puede ocasionar. Para este fin también encontramos las fajas o mejor llamados cinturones de estabilización pélvica de las que hablaremos próximamente.

¿Donde podemos encontrar este dolor? En el embarazo principalmente el dolor lumbar pude ir desde las vertebras lumbares hacia la zona sacra, y el dolor pélvico se suele localizar mas en zona sacroiliaca, región glútea, y sínfisis del pubis, aunque en ocasiones se puede irradiar hacia la parte posterior de la pierna e ingle. Puede aparecer a lo largo del embarazo, y si que se puede realizar tratamiento durante la gestación, aunque normalmente esperamos el primer trimestre, luego se puede tratar de manera normal, donde utilizaremos técnicas específicas de fisioterapia para los síntomas que presenta la embarazada.

pelvis

¿Sufres o has sufrido dolor en la zona lumbar o pélvica? ¿ Tienes dolor y presentas síntomas como incontinencia, pesadez o crees que tienes debilidad muscular? Es fundamental abordar todo el conjunto y realizar una exploración para que el tratamiento sea efectivo.

Déjanos tus comentarios abajo, dudas o sugerencias. ¡Hasta pronto!

Si esta información te parece interesante y crees que también puede serle para las mujeres de tu vida, compártela ¡gracias!

Publicado en Mujer y etiquetado , , .

2 Comentarios

  1. sufro de dolor pelvico-lumbar, me duele desde la parte de atrás de la espalda, pasando por los flancos, caderas, parte baja del abdomen, ingles hasta los músculos del culo, coxis…el dolor no se intensifica con los movimientos, es constante pero si hago esfuerzos como coger a mi hija en brazos, la compra y limpiar al día siguiente el dolor se hace más intenso…este problema se cura con fisioterapia? que patología es?

    • Hola Rocío, sintiéndolo mucho sin verte y conocer tu historia clínica no te puedo responder a que patología es, pero si que se puede hacer una valoración y muy probablemente tratar desde la fisioterapia.
      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *