Los “secretos” del clítoris. Parte I

¿Sabes cómo es tu clítoris? Si te pidiera dibujar tus órganos sexuales externos, ¿sabrías?

Y más difícil aún, ¿sabrías dibujar tus órganos sexuales internos? ¿ Y el clítoris? Tan sólo es la “bolita o botón” que se ve ¿no?

Si quieres salir de dudas sigue leyendo…

Pongamos que es el año 2018, ¡uy que casualidad! si resulta que es el año en el que estamos, parece que voy a hablar de ciencia ficción y así es… porque para lo que te voy a contar te podría decir que estamos en el año 2050 o en cualquier otro del futuro. Llevamos muchos años en los que la mujeres tenemos acceso a la información por diferentes medios, desde libros, charlas y últimamente y lo que nos aporta un sin fin de conocimientos, Internet, de hecho aquí estás, te ha llegado mi newsletter con la entrada o directamente lo estas viendo en el blog. Según los estudios la alfabetización actual de las mujeres en España es de un 97,70 %, por lo que nada nos impide acceder a toda esta información de la que hablamos. La pena es que realmente no es así.  Y no, no soy la primera en escribir sobre esto y espero, de verdad, que tampoco la última…

Al principio del post, te hacía varias preguntas, quiero que te tomes un segundo y mentalmente, o si lo prefieres con boli y papel intentes dibujar nuestra anatomía. Y aquí entra en juego algo muy importante, ¿te has visto alguna vez tus genitales? Muchísimas mujeres nunca lo han hecho.  En caso de que tu respuesta sea sí, lo tendrás un poco más fácil para hacer el ejercicio que te propongo.

Ahora imagínate que nos podemos juntar todas y hacer una exposición de cada uno de nuestros dibujos, te aseguro, que todos y cada uno de los dibujos serían diferentes. Si tu eres rubia y yo morena, tu más alta y yo más baja, nuestras vulvas que es la parte donde se sitúan nuestros órganos sexuales externos, también son diferentes (misma anatomía pero aspectos distintos). Ahora me dirás que tú a eso siempre lo has llamado vagina, pues ahí está otro de los problemas, no sabemos ni lo que tenemos ni como se llama… pregúntale a cualquier hombre que se señale sus testículos, ¿a que no los va a confundir con el pene?

Entonces, el clítoris ¿dónde lo has dibujado? Ah sí, la pequeña “bolita”, insignificante que no hace nada y está puesta ahí sin sentido. Porque claro, a los hombres les han dado un instrumento, más o menos grande para las relaciones sexuales que no tienen problema en utilizar para darse placer, y a nosotras, esa cosa pequeña, que tiene el cartel de “no tocar” porque “que asco” y que además es tan complicada…pufff esto pinta muy mal, ¿no crees?

Lo primero que necesitamos es conocer nuestra anatomía y para eso es fundamental un espejo y saber que tenemos “ahí debajo”. Lo segundo, darnos permiso, y sí, esto es fundamental, tanto por creencias impuestas por otros como por las propias, entre otras cosas porque para llegar a un orgasmo necesitamos algo primordial, el permiso de nuestro cerebro, si no, tenemos la batalla perdida (de esto te hablé ya en otro post que te dejo pinchando aquí). Y tercero, tener información realmente de la potencia que tiene nuestra sexualidad y para eso está nuestro clítoris, que tiene el doble terminaciones nerviosas que el pene.

¡Ostras! Jolín con el “botoncito” si parecía inofensivo y que tenía poca “chicha”. ¿Quieres conocer más? Te lo contaré todo en el próximo post 😉

Sonia Díaz Reques

Fisioterapeuta especializada en suelo pélvico.

Colegiada 40/0974

Publicado en Mujer y etiquetado , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *