¿Qué es el biofeedback y para qué nos ayuda en el tratamiento de suelo pélvico ?

 

¿Sabes qué es el biofeedback? ¿Para que se utiliza?

Si quieres saber más sigue leyendo…

 

La mayoría de las mujeres se han hecho alguna de las siguientes preguntas, ¿Estoy haciendo bien la contracción de suelo pélvico? ¿Pero, donde la tengo que notar exactamente?¿Y cómo sé si la realizo correctamente? La musculatura del suelo pélvico y su trabajo requiere un entrenamiento y una propiocepción adecuada, al ser una musculatura menos conocida y fácil de trabajar como otros grupos musculares de piernas, brazos etc, requiere una conciencia corporal de las estructuras y en los casos en los que tenemos un problema a este nivel y la percepción esta alterada se hace difícil encontrar la normalidad.

Hoy vamos a hablar del biofeedback ¿Habías oído en alguna ocasión esta palabra? Seguro que hay muchos de vosotros que ya sabéis de lo que hablo o lo habéis oído utilizar para otros fines, pero vamos a ver porque es muy útil en el tratamiento de disfunciones del suelo pélvico.

Dentro de las técnicas instrumentales terapeúticas y de reeducación que tenemos en la fisioterapia perineal, está el biofeedback que significa retroalimentación. Este aparato de funcionamiento sencillo, ayuda tanto a pacientes como terapeutas para trabajar de forma mas didáctica la musculatura, ya que obtenemos información visual o auditiva del trabajo muscular que estemos realizando, de forma que podemos ver cuanto dura una contracción y que intensidad tiene esta, tanto durante la valoración, como en el tratamiento, obteniendo un valor numérico que nos informa del progreso en el trabajo que estemos realizando.

Los objetivos en los que nos ayuda el biofeedback, son la toma de conciencia de nuestra musculatura y el aprendizaje tanto de la contracción (en los casos que queramos trabajar una falta de tono muscular) como en la relajación (muy importante para trabajar hipertonias de suelo pélvico como pasa en los casos de vaginismo). También se hace imprescindible el aprendizaje de la gestión de presión intraabdominal, para evitar aumentar la presión durante los movimientos y la reeducación ante la anticipación de esfuerzos con una precontracción como sucede durante la tos, estornudo o al cargar un peso.

Tenemos diferentes equipos de trabajo tanto portátiles como en consulta y con dos tiempos de biofeedback, por un lado el manométrico (foto 1) que hace un registro de la presión en la sonda, donde hay que tener especial cuidado con el trabajo abdominal para que no influya de manera erronea en el registro y por otro lado el biofeedback electromiográfico (foto 2) que registra la actividad eléctrica de los músculos. Con cualquiera de las dos opciones que se elija el terapeuta para el tratamiento obtendremos el registro del trabajo realizado y podremos aprender durante las sesiones de manera mas fácil y efectiva. De forma simultanea podemos registrar a través de los diferentes canales lo que esta ocurriendo en el suelo pélvico con alguna de las sondas de las que os hemos hablado y también con el electrodos superficiales la musculatura abdominal para hacer un entrenamiento mas completo y preciso.

 

También nos encontramos dispositivos domiciliarios como el Epi-no (manométrico) o el educator (mediante un palito indicador) que nos indican si estamos realizando correctamente la contracción.

Otra aplicación interesante del biofeedback la encontramos en el aprendizaje para la realización de los pujos (pincha aquí para ver el artículo relacionado) en los que podremos entrenar a la mujer para que realice una activación tanto del plano superficial como profundo, y no solo la superficial que es lo que ocurre en muchos partos siendo esta menos efectiva, lo que supone una preparación física mucho mas completa sumada a los ejercicios para el trabajo de toda la musculatura abdominal y perineal durante el embarazo.

Esperamos que os haya resultado práctico e interesante, ya sabéis que para cualquier duda no dudéis en contactar.

Saludos!

Publicado en Mujer y etiquetado , , , .

Un comentario

  1. Mi experiencia con el biofeedback no puede ser mejor. Hasta que me quedé embarazada por primera vez no había oído hablar de los ejercicios de kegel. El matrón me explicó cómo hacerlos, pero yo nunca llegué a realizarlos bien porque es complicado tener verdadera conciencia de la muscultura pélvica y abdominal, y además respirar correctamente. Después de mi segundo embarazo noté que tenía debilitado el suleo pélvico y decidí hacer rehabilitación. La fisioterapeuta me enseñó pautas para realizar correctamente actos cotidianos como coger peso, ir al baño o estornudar. Por primera vez conocí como funcionan realmente los músculos perianales, transverso y abdominales, y como fortalecerlos. Para ello me ha parecido fundamental la ayuda del biofeedback. Gracias a este aparato que registra las contracciones puedes ver en una pantalla el trabajo que estás realizando; así puedes saber si lo estás haciendo de manera correcta, y la fisioterapeuta te puede corregir. Una vez que te familiarizas con los ejercicios ya los puedes trabajar tú en casa tranquilamente. Yo tenía un pequeño prolapso de vejiga y no era capaz de sostener una bola china de las que menos pesan. Después de la rehabilitación el prolapso se ha corregido, sostengo la bola sin problemas y encima mi vida sexual ha mejorado muchísimo. Así que estoy muy agradecida a fisio +, y le recomiendo a todo el mundo que tenga problemas, después del parto o por otros motivos, que se animen a recuperarse porque merece mucho la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *