¿Sabes que es la dispareunia?

Al hilo de la entrada sobre disfunciones sexuales, hoy vamos a hablar de la dispareunia dentro de los trastornos por dolor,

¿En que consiste? ¿Qué tratamientos tiene?

Sigue leyendo para saber más…

Si no leíste la entrada sobre disfunciones sexuales, te invito a que la eches un ojo primero para luego ir viendo el resto de entradas relacionadas como es esta :-), solo tienes que pinchar aquí.

Y para ver la otra entrada relacionada, sobre el vaginismo, puedes pinchar aquí.

La dispareunia se define como dolor o sensación de molestia durante las relaciones sexuales, puede afectar tanto a hombres como mujeres durante las diferentes fases de la relación sexual. Como nos pasaba con el vaginismo, también la podemos clasificar en primario, si está presente desde las primeras relaciones sexuales o secundario en el caso de que la aparición haya sido secundaria a algún hecho físico, emocional o con alguna causa no concreta.

En el caso de la mujer y por las características anatómicas tanto externas como internas, podemos clasificarla también por dispareunia superficial, media o profunda.  Vamos a ir viendo cada una de ellas y que síntomas pueden dar.

vejiga

La dispareunia supericial el dolor se produce en la entrada de la vagina, los labios, el clítoris y la zona perineal. Las causas más frecuentes en este caso son los problemas dermatológicos como infecciones genitales, dermatitis, liquen escleroatrófico, vestibulitis; también problemas hormonales que provoquen una atrofia a nivel vulvovaginal, déficit de lubricación, uno de los más frecuentes, sobre todo cuando no se toma en consideración la fase de excitación y la respuesta de la mujer por falta de libido, o también en algunos casos es el déficit vascular que disminuye esta lubricación, y donde más podemos actuar desde la fisioterapia, por una hipertonía (aumento de tono) de la musculatura perineal, una cicatriz o por falta de elasticidad.

En la dispareunia media el dolor se localiza más profundo y no permite o si lo hace es con dificultad una penetración completa. Dentro de las causas nos encontramos la hipertonía de diferentes músculos pélvicos, cicatrices, fibrosis postinflamatoiras como ocurre con la radioterapia o postquirúrgicas  y algunas afecciones urinarias como cistitis intersticial.

Por último nos encontramos con la dispareunia profunda, donde el dolor es mucho más profundo o incluso se nota un tope a la penetración. Las causas son variadas también, desde una congestión pélvica, a como se encuentre colocado el útero y su movilidad, tanto si está restringida como por hipermovilidad,  la endometriosis, problemas del cuello uterino como inflamaciones  e histerectomías.

Como hemos comentado a lo largo de las otras disfunciones sexuales el abordaje psicológico en muchos casos es fundamental porque puede ser el origen de la disfunción en el caso de abusos, estrés postraumático, problemas o cambios de pareja etc, por lo que el trabajo multidisciplinar es fundamental contando por supuesto también con el equipo obstétrico que debe valorar las posibles causas funcionales.

Por lo tanto, en el caso de las causas físicas también va a ser muy importante la anamnesis y valoración para determinar el origen de la disfunción y la zona y momento en el que se provoca para poder realizar un correcto abordaje y tratamiento, donde podemos utilizar diferentes técnicas tanto manuales como instrumentales para normalizar el tono, mejorar la congestión del tejido e intentar de manera siempre progresiva desprogramar lo que provoque el dolor.

La dispareunia es una de las disfunciones más frecuentes que nos encontramos en consulta y que tiene tratamiento pudiendo mejorar en gran medida la calidad sexual de la mujer, si alguno de los síntomas o sensaciones los puedes relacionar con algo que te pasa a ti, no dudes en consultarnos para una primera visita donde haremos una exploración y una valoración y protocolo de tratamiento personalizado y adaptado a ti.

Espero que te haya gustado, si es así comparte.

Un abrazo

Foto

Sonia Díaz Reques

Fisioterapeuta especializada en suelo pélvico.

Colegiada 40/0974

Publicado en Mujer y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *