¿Sabes que es la propiocepción?

Propiocepción, ¿qué significa? Según wikipedia “es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos, es la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas. La propiocepción regula la dirección y rango de movimiento, permite reacciones y respuestas automáticas, interviene en el desarrollo del esquema corporal y en la relación de éste con el espacio, sustentando el control motor. Otras funciones en las que actúa con más autonomía son el control del equilibrio, la coordinación de ambos lados del cuerpo, el mantenimiento del nivel de alerta del sistema nervioso y la influencia en el desarrollo emocional y del comportamiento”.

Y os preguntaréis, ¿todo este rollo para que? Porque la propiocepción es la base de la recuperación en los procesos de rehabilitación en fisioterapia, podemos tratar con masaje, drenaje, vendaje, ultrasonidos y diez cosas mas un esguince del ligamento lateral externo del tobillo, pero si no trabajamos en recuperar la propiocepción, no vamos a conseguir una recuperación completa y el riesgo de recidiva va a ser mucho mayor. Y no solo es importante cuando hablamos de ligamentos, sino también tenemos receptores en el vientre muscular, en la capsula articular, tendón y unión entre el tendón-musculo y por supuesto en el oído interno. Todos estos receptores nos informan de la posición en la que se encuentra el músculo, la articulación, si está teniendo un estiramiento excesivo y en el caso del oído interno sobre la posición y el movimiento de la cabeza, todo con el fin de proteger la integridad de nuestro cuerpo.

El verdadero reto lo encontramos cuando trabajamos musculatura “oculta”, músculos que ni si quiera sabíamos que teníamos porque nadie nos había hablado de su importancia y de como trabajarlos. Hasta aquí todo sería sencillo cuando hablamos de la musculatura sana, pero ¿Y cuando tenemos una lesión? ¿Cómo vamos a saber como realizar una contracción correcta, mantener una postura, gestionar la presión, si desconocemos por completo la normalidad? En el artículo anterior hablábamos del biofeedback como técnica fundamental para la rehabilitación del conjunto lumbo-pélvico, porque nos puede ofrecer esta información y enseñarnos a contraer, posicionar y gestionar el trabajo perineal.

Las primeras sesiones de tratamiento están muy enfocadas a reconocer nuestros músculos, trabajar nuestra porpiocepción y aprender a conocer nuestro cuerpo y como cuidarlo, solamente con este inicio de trabajo conseguimos dejar de hacer contracciones erroneos, pujos indiscriminados a la hora de coger objetos, toser o ir al baño que van sustentar la base de la recuperación.

Hoy por hoy los problemas de suelo pélvico en un tanto por ciento elevado tienen tratamiento y no nos debemos conformar con incontinencias, dolores pélvicos, prolapsos etc.

Publicado en General y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *