Los “secretos” del clítoris. Parte II

Continuamos con la segunda parte de los “secretos” del clitoris, si no has leído la primera pincha aquí

¿Has intentando hacer  el ejercicio que te propuse? Era que probaras a dibujar tu anatomía externa e interna, ¿qué tal ha salido? ¿tienes todo controlado y en su sitio? ¿dónde y cómo has situado el clítoris? Hoy para completar el ejercicio te propondría una segunda parte, coge un espejo y mírate, si, sí, mírate “ahí abajo”. Muchas mujeres nunca se han mirado o sólo en ocasiones muy concretas cuando han tenido picor o han notado algo raro.

Y ahora seguimos con el post, donde nos habíamos quedado… ¡ah sí! con el pequeño e insignificante “botón” que resulta que sólo en eso que se ve, hay ni más ni menos que el doble de terminaciones nerviosas que el pene. Uy, pues parece que no es tan insignificante como pensabas ¿no crees? No te castigues, lamentablemente, no eres la única que lo piensa, perdón, que lo pensabas :-). En nuestra sociedad nos han hecho creer precisamente eso, que si somos más difíciles que ellos, que si lo nuestro es más pequeño… Ja! Pues e aquí la gran verdad y lo voy a poner en mayúsculas para que se quede grabado: EL CLÍTORIS ES EL ÚNICO ÓRGANO DEL CUERPO CUYA ÚNICA FUNCIÓN ES DAR PLACER. Entonces, si las mujeres tenemos un órgano exclusivo para el placer, habrá que aprovecharlo, ¿no? ¿Qué te parece?  Y ni más ni menos que tiene 8.000 terminaciones nerviosas frente a las 4.000 del pene, ufff pues para ser algo tan pequeño, tiene mucho potencial, y es que, no es solo lo que se ve. Lo que realmente vemos es el glande del clítoris que sería la punta del iceberg y el resto está más interno, pero tranquila que lo podemos estimular de igual mantera. Primero, vamos a ponerle “cara” con una imagen:

El clítoris consta de diferentes partes y al igual que en los hombres, el prepucio recubre el glande del clítoris que durante la excitación se hace más visible porque tiene capacidad de erección gracias a su tejido eréctil y su importante vascularización. Cómo puedes ver en la imagen los bulbos rodean la entrada de la vagina y los cuerpos van hacia los laterales. ¿Qué tamaño tiene realmente?  De 10-12 cm, que no es poco querida, y además es de los pocos órganos que no envejece y se puede seguir usando tengas la edad que tengas, de hecho una mujer mayor tendrá un 2,5 por ciento más grande el clítoris que es la adolescencia. Esto es muy importante, porque entre otros síntomas cuando llegamos a la menopausia la sequedad vaginal es uno de los problemas más habituales, problema que mejora si aumentamos la lubricación natural.

Vamos a desterrar otro mito, seguro que has oído hablar en más de una ocasión de que existen dos tipos de orgasmos, el vaginal y el clitoriano, pues ya te digo que NO. De hecho el amigo Freud, decía que una mujer no era madura si no tenía orgasmos vaginales, ya ves tu… Realmente como ves en la imagen es la estimulación de las diferentes partes del clítoris las que provocan los orgasmos, todos vienen del mismo sitio.

Por eso si quieres cuidar tu suelo pélvico y mantenerlo en forma, una de las mejores cosas que puedes hacer es tener orgasmos, ya que durante estos se realizar contracciones involuntarias que mejoran el tono muscular, además de la liberación de hormonas como las endorfinas que nos hacen sentir genial. Por lo que es un arma terapéutico  y que se puede entrenar, vamos que es el tratamiento perfecto y como dice una fisioterapeuta y matrona que me encanta no tiene dosis toxica :-D.

Espero que te haya resultado interesante esta entrada. Si es así, déjame un comentario y compártelo con mujeres a las que quieras y les pueda interesar.

Sonia Díaz Reques

Fisioterapeuta especializada en suelo pélvico.

Colegiada 40/0974

Los “secretos” del clítoris. Parte I

¿Sabes cómo es tu clítoris? Si te pidiera dibujar tus órganos sexuales externos, ¿sabrías?

Y más difícil aún, ¿sabrías dibujar tus órganos sexuales internos? ¿ Y el clítoris? Tan sólo es la “bolita o botón” que se ve ¿no?

Si quieres salir de dudas sigue leyendo…

Pongamos que es el año 2018, ¡uy que casualidad! si resulta que es el año en el que estamos, parece que voy a hablar de ciencia ficción y así es… porque para lo que te voy a contar te podría decir que estamos en el año 2050 o en cualquier otro del futuro. Llevamos muchos años en los que la mujeres tenemos acceso a la información por diferentes medios, desde libros, charlas y últimamente y lo que nos aporta un sin fin de conocimientos, Internet, de hecho aquí estás, te ha llegado mi newsletter con la entrada o directamente lo estas viendo en el blog. Según los estudios la alfabetización actual de las mujeres en España es de un 97,70 %, por lo que nada nos impide acceder a toda esta información de la que hablamos. La pena es que realmente no es así.  Y no, no soy la primera en escribir sobre esto y espero, de verdad, que tampoco la última…

Al principio del post, te hacía varias preguntas, quiero que te tomes un segundo y mentalmente, o si lo prefieres con boli y papel intentes dibujar nuestra anatomía. Y aquí entra en juego algo muy importante, ¿te has visto alguna vez tus genitales? Muchísimas mujeres nunca lo han hecho.  En caso de que tu respuesta sea sí, lo tendrás un poco más fácil para hacer el ejercicio que te propongo.

Continúa leyendo

¿Sabes que es la dispareunia?

Al hilo de la entrada sobre disfunciones sexuales, hoy vamos a hablar de la dispareunia dentro de los trastornos por dolor,

¿En que consiste? ¿Qué tratamientos tiene?

Sigue leyendo para saber más…

Si no leíste la entrada sobre disfunciones sexuales, te invito a que la eches un ojo primero para luego ir viendo el resto de entradas relacionadas como es esta :-), solo tienes que pinchar aquí.

Y para ver la otra entrada relacionada, sobre el vaginismo, puedes pinchar aquí.

La dispareunia se define como dolor o sensación de molestia durante las relaciones sexuales, puede afectar tanto a hombres como mujeres durante las diferentes fases de la relación sexual. Como nos pasaba con el vaginismo, también la podemos clasificar en primario, si está presente desde las primeras relaciones sexuales o secundario en el caso de que la aparición haya sido secundaria a algún hecho físico, emocional o con alguna causa no concreta.

En el caso de la mujer y por las características anatómicas tanto externas como internas, podemos clasificarla también por dispareunia superficial, media o profunda.  Vamos a ir viendo cada una de ellas y que síntomas pueden dar.

vejiga

Continúa leyendo

¿Conoces el funcionamiento de tu vejiga?

¿Cómo funciona tu vejiga? ¿Sabes donde se sitúa y por que estructuras está limitada?¿Qué ocurre con nuestra vejiga durante el embarazo?

¿Que patología pueden afectarla? ¿Cómo podemos cuidar nuestra salud vesical?

Tanto si estas embarazada como sí no, te interesa este post, sigue leyendo…

La vejiga se sitúa en la pelvis menor justo por detrás del pubis y anterior al útero,  es una “bolsa” muscular con capacidad de aumento y disminución de su tamaño en función de la orina que contenga, cuando está vacía se queda prácticamente plegada sobre si misma, y al llenarse sube  a una posición un poco más abdominal sin llegar a sobrepasar el pubis, todo esto es posible gracias a que en su cara interna tiene numerosos repliegues. ¿Qué capacidad tiene? De forma normal acumula el líquido correspondiente a una lata de refresco 33cl, pero puede dilatarse más y alcanzar mucho más volumen, lo cual no es bueno como veremos a continuación.

vejiga Continúa leyendo

¿Conoces la copa menstrual?

Si estas embarazada, pensarás, este post no me interesa, ya lo leeré mas adelante, te aconsejo tanto si lo estás ahora como si no que lo eches un vistazo. ¿Qué es la copa menstrual? ¿Cómo se utiliza? ¿Qué ventajas tiene? Sigue leyendo y lo descubrirás…

Para seros sincera, cuando conocí la copa menstrual hace como ocho años, los primeros pensamientos que tuve sobre ella fueron de “esto no me gusta” “es un poco sucio o desagradable”, de hecho recuerdo cuando vine del curso contárselo a mis amigas y mirar esa “cosa” por Internet…. ¡Ignorante! Ahora, me declaro una total y completa “enamorada” de la copa” ¿Por qué? Tres motivos principales es: SEGURA, ECOLÓGICA Y RESPETUOSA CON TU VAGINA.

SEGURA: Llevo mas de cinco años utilizándola, y salvo los primeros días que si que es verdad que te tienes que familiarizar con la forma de doblarla para colocarla ( abajo te dejo las dos opciones que hay), no he tenido ningún problema con ella. Puedes tenerla hasta 12 horas seguidas, dependiendo de tu flujo menstrual debes cambiártela con mayor o menor frecuencia. Y muy importante, hay diferentes tallas para mujeres que aún no han dado a luz  y para las que sí o tienen un suelo pélvico débil , en función de esto la copa es un poco mas o menos grande, lo que se adapta perfectamente a casi todas las opciones. Cuando hay una gran debilidad, es interesante hacer primero una valoración de suelo pélvico para poder decidir si es el mejor momento de utilizarla o no.

Continúa leyendo

Dolor pélvico crónico

¿Qúe es el dolor pélvico crónico? ¿A Quien afecta?¿Qué tratamientos pueden ser efectivos? Sigue leyendo…

El dolor pélvico crónico es un dolor persistente en la región pélvica, que se da tanto en hombres como en mujeres,  puede extenderse desde la zona diafragmática hasta por debajo de la pélvis, con una duración superior a 6 meses. Engloban  diferentes cuadros clínicos, normalmente asociado a las vías urinarias, la función sexual, problemas digestivos, de suelo pélvico o ginecológicos, con consecuencias cognitivas, comportamentales, sexuales y emocionales.

Se habla de una prevalencia de aproximadamente un 14,5 % de mujeres y en hombres

Dentro del dolor pélvico crónico nos encontramos varias patologías que iremos describiendo en otras mini-entradas que son:

  • Vaginismos.
  • Vulvovestibulitis.
  • Dispareunia.
  • Endometriosis
  • Neuralgia del pudendo.
  • Cistitis intersticial
  • Prostatisis crónica.

Los tratamientos son igualmente variados como los síntomas, pero está demostrado que diversas técnicas de fisioterapia mejorar la calidad de vida y en muchos casos resuelven parte de los síntomas. Este dolor genera un cuadro de hipertonía (aumento de tono muscular) en el suelo pélvico y región pélvica que provocan un Sindrome miofascial (SDM)  que afecta a los musculos y las fascias (tejido que envuelve a la musculatura y a todas las estructuras corporales), por lo que los tratamientos de fisioterapia irán encaminados a disminuir el dolor y diminuir el tono muscular. Para ello es fundamental una evaluación de todo el conjunto abdomino-pélvico para poder determinar que musculatura está implicada. Técnicas manuales como tratamiento de puntos gatillo miofasciales, estiramientos, tratamiento del diafragma torácico y pélvico, masoterapia, como instrumentales  la hipertermia y el biofeedback negativo han dado muy buenos resultados también en la disminución y manejo del dolo y tono muscular.

También es fundamental implantar una serie de cambios higiénico-dietéticos que van a ayudar disminuir el cuadro clínico, como una buena hidratación y evitar el estreñimiento, intentar dormir correctamente y realizar alguna técnica de relajación y a nivel de alimentación, evitar alimentos proinflamatorios.

Desde el punto de vista médico cuando hay un problema clínico claro se utilizan diferentes medicamentos o cirugías con el fin de quitar la compresión del nervio, en el caso del pudendo.

En el caso del vaginismo, el componente psicológico es fundamental, por lo que el tratamiento físico realizado por el fisioterapeuta siempre va a seguir en una misma línea consensuada con el psicólogo para poder avanzar correctamente.

Pero todos estos factores los iremos contando en sucesivos post.

Saludos!

El dolor lumbo-pélvico

Cuando explicamos y vemos la estructura muscular y ligamentosa del suelo pélvico siempre lo relacionamos con la musculatura abdominal y lumbar, realmente no podemos dividir una zona de otra ni olvidarnos de la influencia que la presión intraabdominal ejerce hacia ambas direcciones, de la que hablamos en otro de nuestros post sobre como gestionar las presiones abdominales (solo para suscriptores del blog 🙂 )

Lo que si que está demostrado y a lo largo de nuestra experiencia lo podemos corroborar, es un aumento considerable de dolor lumbar cuando hay una falta de tono del suelo pélvico (SP), por eso en muchos casos pese  a que se realice un tratamiento de la zona lumbar, a los pocos días el dolor vuelve y persiste, y hablaremos de dolor lumbo-pélvico y en la mayoría de los casos este dolor va acompañado de debilidad de suelo pélvico, presentando incontinencia urinaria, prolapsos y debilidad de suelo pélvico. En estos casos es necesario hacer una valoración apropiada de todo el conjunto, abordando la musculatura del SP,  la musculatura abdominal, ver como esta la estabilidad lumbopélvica y tratar no solo la zona lumbar sino también el resto de estructuras.

Se habla que el 70% de las mujeres han sufrido dolor de espalda como mínimo una vez en la vida, y este dolor se hace mas presente durante el embarazo , ascendiendo hasta un 80% y apareciendo también en el postparto, afectando esto a su calidad de vida, tanto en el entorno laborar como personal. Los cambios hormonales que tiene la mujer a lo largo de su vida, influyen en gran medida en esta estabilidad lumbo-pélvica de la que hablamos, y mas aún durante la gestación, ya que los ligamentos que son el principal sistema de soporte y estabilización son hormo-sensibles, viéndose alteradas sus cualidades. Por esta misma razón muchas mujeres que toman anticonceptivos hormonales presentan alteraciones de la estática pélvica, dolor y disfunción.

Durante el embarazo, la presencia de relaxina, que tiene un efecto sobre el aumento de laxitud ligamentosa, hace que se puedan dar todos los cambios físicos en la mujer durante el embarazo y favorecer el desarrollo del parto, pero en decrimento de la estabilización. Por esto es tan importante, tener una buena propiocepción y realizar ejercicios específicos guiados por un profesional para conseguir que todo el conjunto de estructuras funcione de manera correcta y evitemos dolor y la discapacidad que este nos puede ocasionar. Para este fin también encontramos las fajas o mejor llamados cinturones de estabilización pélvica de las que hablaremos próximamente.

¿Donde podemos encontrar este dolor? En el embarazo principalmente el dolor lumbar pude ir desde las vertebras lumbares hacia la zona sacra, y el dolor pélvico se suele localizar mas en zona sacroiliaca, región glútea, y sínfisis del pubis, aunque en ocasiones se puede irradiar hacia la parte posterior de la pierna e ingle. Puede aparecer a lo largo del embarazo, y si que se puede realizar tratamiento durante la gestación, aunque normalmente esperamos el primer trimestre, luego se puede tratar de manera normal, donde utilizaremos técnicas específicas de fisioterapia para los síntomas que presenta la embarazada.

pelvis

¿Sufres o has sufrido dolor en la zona lumbar o pélvica? ¿ Tienes dolor y presentas síntomas como incontinencia, pesadez o crees que tienes debilidad muscular? Es fundamental abordar todo el conjunto y realizar una exploración para que el tratamiento sea efectivo.

Déjanos tus comentarios abajo, dudas o sugerencias. ¡Hasta pronto!

Si esta información te parece interesante y crees que también puede serle para las mujeres de tu vida, compártela ¡gracias!