Yoga mamas, bebes y niños I

¿Conoces todos los tipos de yoga que hay? ¿Sabes los beneficios que tienen para ti

para los bebes y niños? Si te interesa sigue leyendo la primera entrada sobre yoga

Os presento a Clara Martín Reques, no solo mi prima sino también mi amiga, en estas dos entradas nos va a hablar sobre el yoga y todos sus beneficios tanto del yoga de mamás y bebés como en las diferentes etapas de los niños,asi como en situaciones especiales. Os dejo información sobre su formación. Clara es licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid en el 2008 y Graduada en Educación Infantil en 2014. Se empezó a formar como profesora de yoga 2012 (naradeva). yoga infantil 2011 (Naradeva) y 2015 (om shree om), desde este año es Asesora de Lactancia. Actualmente se está formando como especialista en educación mindfulness para los colegios, una disciplina también en auge.

Cuéntanos, ¿Qué es el yoga de mamásy bebés y que nos puede aportar?

Hacer yoga junto a tu bebé es encontrar un espacio compartido en el que buscar la calma y la tranquilidad. Es permitirse la posibilidad de seguir practicando yoga, o comenzar a hacerlo, junto al bebé.   A través del yoga buscamos el equilibrio físico, emocional y mental y para ello realizamos respiraciones, estiramientos, posturas de yoga y relajaciones. En ellas incluimos a los bebés pero también dejamos espacio para que la madre se reencuentre consigo misma.

A través de la práctica del yoga, ayudamos al cuerpo de la madre a recuperarse, sin prisa, desde el respeto y la aceptación de los cambios que se producen en el postparto. Fortalecemos el suelo pélvico y estiramos y relajamos la espalda, fortalecemos las diferentes partes del cuerpo… todo ello desde el cuidado y el respeto de los límites.

A nivel emocional, encontramos el equilibrio con las respiraciones, posturas y relajación. También permitimos un espacio para que las madres puedan compartir sus inquietudes, dudas, miedos, exigencias… y vamos creando una red de apoyo en la que cada madre elige su crianza, sin juzgar y con el convencimiento de que cada madre hace lo que siente mejor para su hijo.

Las sesiones de yoga incluyen también estiramientos al bebe, contacto, miradas. De esta forma el bebé va conociendo su cuerpo y fortalece el vínculo con la madre. Jugamos con el cuerpo y con él creamos columpios, cunas, sillas… generando un espacio conjunto en el que jugar y sentir. A través de la relajación de la madre ayudamos al bebé a sintonizar con esta sensación.

¿Cuando sería recomendable empezar con la práctica del yoga?

La decisión de comenzar las clases de yoga la toma la propia madre, tras pasar la cuarentena, cuando se sienta preparada y animada para comenzar. La sesión se adapta a las necesidades de cada mujer y de cada bebé, por lo tanto no hay un requerimiento especial para comenzar las clases.

¿Que beneficios tiene para la madre?

  • Relajación y calma.
  • Refuerzo vínculo materno.
  • Mejora de la condición física.
  • Prevención de problemas de espalda.
  • Trabajo de suelo pélvico.
  • Equilibrio físico, mental y emocional
  • Red de apoyo a la crianza.

¿Y en el caso del bebé? 

  • Refuerzo del vínculo y el apego.
  • Relajación y calma.
  • Confianza y seguridad.
  • Desarrollo psicomotor.
  • Estimulación adecuada.

¿Hay una fecha limite para poder hacer yoga con mi bebé? ¿Que ritmos se siguen habitualmente? 

Los bebés van creciendo, y sus necesidades cambian. Por ello las clases de yoga de mamás y bebés también van cambiando.  Tenemos dos grupos diferentes, un grupo en al que van los bebés que aun no caminan, en el que el ritmo es más lento y nos centramos en fortalecer el vínculo, en la recuperación postparto y en la estimulación adecuada del bebé.

Cuando los bebés comienzan a caminar, el ritmo cambia, se acelera. Los niños necesitan más exploración, movimiento, juego, canciones… por lo que creamos un grupo diferente para ellos, hasta los 3 o 4 años en los que pueden decidir venir a yoga solos. Desde que el bebé comienza a andar, comienza una etapa de exploración. Desde el yoga les permitimos explorar el entorno y explorar también su propio cuerpo, sus posibilidades de movimiento y acción. La práctica del yoga les ayuda a reconocerse y a ir creando su esquema corporal y desarrollar la propiocepción, algo que les ayudará en el resto de etapas de su vida. Todo ello de forma lúdica y adaptándonos siempre a sus necesidades.

En este grupo seguimos trabajando el vínculo puesto que se crea un espacio de exploración en confianza, de juego y sobre todo para compartir experiencias juntos. La intensidad de los ejercicios aumenta, adaptándonos también al cuerpo de a madre y a sus necesidades.

Cuentanos enque consiste el yoga infantil, como haces para enganchar a los niños con las posturas y los beneficios que obtienen de la práctica del yoga desde pequeños. 

El yoga infantil parte del juego para ayudar al crecimiento del niño y a la niña a todos los niveles. Buscamos el desarrollo integral de los niños y niñas a través de las herramientas del yoga: respiración, posturas (asanas), relajación, meditación… pero también con herramientas de gestión emocional, cuentos, canciones…

Tenemos en cuenta las necesidades de cada edad, por tanto establecemos dos grupos diferentes, desde los 4 años hasta los 6 o 7 creamos un grupo basado en la creatividad, en cuentos, juegos y canciones, con el objetivo de que los niños y niñas comiencen a descubrir qué es el yoga y sientan en sí mismos sus efectos. Comienzan a conocer la relajación y sus sensaciones y a identificar y gestionar sus emociones. A través del yoga infantil en esta edad, proponemos un espacio abierto en el que seguir explorando hacia fuera, pero también hacia dentro de uno mismo y en grupo.

A partir de los 7 años, la dinámica cambia puesto que las necesidades de esta etapa son diferentes. Al tener más control sobre nuestro cuerpo, la forma de realizar las asanas cambia, buscamos el alineamiento del cuerpo para prevenir futuros problemas y para adquirir hábitos corporales sanos. Los niños tienen más consciencia de su respiración y se convierte en un elemento clave dentro de las sesiones, jugamos con ella pero también aprendemos a utilizarla en los momentos de nuestra vida en los que puede ser necesaria (cuando estoy nerviosa, cuando me enfado…). Seguimos trabajando con la inteligencia emocional, permitiendo espacios para comunicarnos desde la emoción y reconociendo, aceptando y gestionando nuestros estados emocionales. A partir de los 7 años, introducimos y vamos trabajando con la meditación, buscando calma y paz dentro de nosotros mismos y aprendiendo a gestionar nuestros pensamientos.

A partir de los 12 años, hay una nueva fase, la preadolescencia y adolescencia, que generan grandes cambios en los chicos y chIcas. Desde el yoga les ayudamos a aceptar los cambios físicos que van teniendo y a reajustar su esquema corporal (que cambia a una velocidad muy rápida) manteniendo hábitos posturales saludables. A través de la respiración y la relajación buscamos el equilibrio emocional y la calma, algo que puede ayudarles mucho en esta nueva etapa. La meditación cobra mayor relevancia puesto que les ayuda a lograr una atención plena, a gestionar sus pensamientos y a encontrar el bienestar dentro de ellos mismos.

El yoga tiene beneficios específicos en los niños y niñas:

  • Mejoran el conocimiento de su propio cuerpo y aprenden a escucharse
  • Mejoran su coordinación y equilibrio
  • Adquieren buenos hábitos posturales para prevenir problemas de espalda.
  • Toman conciencia de sus propias sensaciones durante la sesión de Yoga, algo que pueden llevar a la práctica en la vida diaria.
  • Aprenden a respirar de forma adecuada y reconocen la respiración como una herramienta para usar a voluntad, cuando se enfadan, tienen miedo…
  • Reponen y canalizan la energía. De esta forma aprenden a adecuar el grado de energía a cada actividad y cada
  • En las clases de yoga nos expresamos y comunicamos en un clima positivo, aceptando a cada compañero/a y respetando sin juzgar cada opinión.
  • Aumentan la autoaceptación y la aceptación hacia los demás, aceptando las propias limitaciones.
  • Aprenden a relajarse e incorporar la relajación a su vida cotidiana.
  • Desarrollan su capacidad de atención, memoria y concentración durante las posturas que se extenderá a otras facetas de su vida.
  • Reconocen, aceptan y gestionan las distintas emociones: rabia, alegría, miedo…
  • Reduce el estrés infantil.
  • Aprenden a meditar, con todos los beneficios que la meditación tiene para ellos.

A través del yoga infantil los niños y niñas aprenden a escucharse y conocerse, pudiendo ser ellos mismos con autenticidad y sin miedos.

Todo un placer tener por el blog y muchas gracias, seguiremos dentro de quince días con la segunda parte de esta interesante entrevista.

Feliz fin de semana para tod@s

Publicado en General y etiquetado , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *